Cómo tomar el control de nuestros hábitos

De interés Productividad Uncategorized

Cómo tomar el control de nuestros hábitos

modificar nuestros hábitos 2

Siempre se habla de la importancia de los buenos hábitos y lo difícil que resulta ponerlos en práctica, pero es importante entender como funciona para usarlo a nuestro favor. Por ello en este artículo, te hablaré del ciclo del hábito.

El Ciclo del hábito

Ciclo del hábito

Como puedes ver en la imagen, se trata de tres elementos que forman un círculo que se reinicia constantemente, gracias a un cuarto elemento llamado “deseo”.

Identificar los elementos que conforman el hábito

En primer lugar, es necesario que intentemos identificar cada parte del hábito. Empezando por el origen del deseo o el por qué hacemos algo en particular, para entender después qué es lo que lo detona.

Luego de ello es preciso que identifiquemos la rutina que nos muestra la cantidad de veces que repetimos dicha acción en un tiempo determinado y finalmente el premio, aquello que recibimos a cambio por cumplir nuestro deseo.

Los hábitos, están impregnados en nuestro cerebro para siempre por lo que eliminarlos por completo sería algo imposible; sin embargo, al conocer mejor cómo funciona nuestro hábito, podremos irlo modificando paulatinamente, hasta convertirlo en un hábito nuevo.

Para cambiar un hábito, es necesario atacar cada componente que está representado en el ciclo del hábito, por ejemplo: Podríamos remover el deseo o detonante, o lo que sería mucho más práctico, eliminar la rutina o el premio.

Una vez que logramos hacerlo, veremos que el hábito, empezará a modificarse a sí mismo.

Por ejemplo:

Si eres una persona que decidió estudiar una carrera universitaria, pero no logra terminarla porque en el medio, siempre encuentras distractores como el celular, la televisión, jugar al play, fiestas, etc.

Entonces debes evaluar cuál de los componentes del ciclo podrías modificar. En este caso, eliminar el deseo es algo muy difícil, ya que puede ser que estas distracciones te ayuden a tomar descansos y distraen tu mente del trabajo o el estrés que puede significar aprender algo nuevo.

Como habíamos mencionado anteriormente, no se trata de eliminar el hábito, sino de modificarlo.

Para ello, revisa si podría ser bueno que cambies el detonante para conseguir terminar tus estudios. Para ello podrías especificar un activador nuevo que desencadene ciertas acciones.

Por ejemplo, plantearte una meta, tener un plan diario, semanal y mensual, con el que puedas definir horarios para cada actividad, fijarás la fecha en la cual esperas terminar tus tareas y preparar tus lecciones.

Luego para modificar la rutina, debes registrar esto en un diario o agenda, donde lleves el control de tus cumplimientos, y además debes especificar el tiempo para las distracciones que te permitan tomarte un respiro.

Piensa siempre en los beneficios que vendrán a tu vida al cumplir cierta actividad.

Finalmente, sé una persona proactiva y no una reactiva, no dejes que tus tareas se acumulen y que terminar un curso se vuelva después en una tarea imposible de realizar.

Recuerda que podría llegar el momento en que necesites del conocimiento de aquellos estudios que decidiste experimentar alguna vez y que no terminaste, por lo que te encuentras con que no puedes solucionar un problema o no encuentres trabajo porque el tiempo sigue corriendo.

Recién allí te das cuenta, que necesitas cambiar de hábito.

Por ello debes aprender a organizar tu tiempo como lo tratamos en otro artículo (link) y modificar el ciclo de hábitos.


Recuerda que, si este artículo te ha sido de utilidad, te invitamos a que te suscribas a nuestro sitio y que compartas estos contenidos preparados para ti.

Leave your thought here

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *